El Racing vuelve a perder por cuarta jornada consecutiva y deja a Romo entre las cuerdas a la espera de una posible destitución.

Los árbitros volvieron a influir negativamente en la derrota tras la roja a Sekou por doble amarilla y el penalti pitado en contra en el minuto 94 del partido.

Romo no se aguantó más y salió a rueda de prensa dejando claro su opinión, según él lo que ha pasado es indignante y es una vergüenza todo lo que ha sucedido y no es la primera vez.

El próximo partido llega dentro de nada, este mismo Domingo ante el Mirándes, otro rival directo para la pelea por la salvación