El Racing vuelve a perder por segundo partido consecutivo y puede acabar esta jornada en puestos de descenso dependiendo lo que hagan sus rivales.

Partido trabado que se condicionó por la expulsión por doble amarilla de Fausto Tienza tras el gol del empate de Iñigo Vicente, en los minutos ya finales Aritz Aldasoro también se iría a los vestuarios después de una roja directa por un pisotón.

Los árbitros volvieron a perjudicar a los cántabros y el club y la afición ya se cansa de las actuaciones arbitrales, el ambiente está caldeado y el partido del siguiente fin de semana ante el Lugo será una completa final en el Sardinero.

Además hay que tener en cuenta que tras la expulsión de Tienza y Aldasoro y la lesión de Juergen, Romo tendrá que hacer experimentos para completar este centro del campo.